ReligiónLiteratura

Libro de las Horas.

Aunque con testimonios anteriores, el libro de horas es un fenómeno propio de la Edad Media tardía, con numerosos ejemplares de finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI compuestos casi siempre fuera de la Península (en los Países Bajos, en Francia o en Italia). Los libros de horas son célebres por la belleza de sus miniaturas, que incluyen frecuentemente imágenes de las danzas de la muerte, así como alegorías de los distintos meses del año, pues, junto a las horas canónicas, estos libros incluyen un calendario, por regla general. Estos manuales, de dimensiones muy reducidas, son auténticos libros de faltriquera o vademecum del fiel cristiano. Escasean los ejemplos de devocionarios y libros de horas en castellano al haber sido prohibidos por la Inquisición en 1559; sin embargo, se conservan unos cuantos impresos sobre vitela correspondientes a los primeros años del siglo XVI (a pesar de que durante muchos años se hayan considerado como incunables), procedentes de las imprentas de Lyon y París. Por su extraordinaria belleza y su riqueza iconográfica, abundan los facsímiles de muchos de estos libros, que brindan la más rica muestra del arte de la miniatura medieval.

Representación del mes de febrero en el Libro de Horas del duque de Bedford

Representación del mes de abril en "Les très riches heures" del duque de Berry

Autor

  • Ángel Gómez Moreno