MúsicaMedicinaBiografía

Leng Haygus, Alfonso (1894-1974).

Compositor chileno nacido en Santiago de Chile el 11 de febrero de 1894 y fallecido en la misma localidad el 11 de noviembre de 1974.

En 1905 comenzó a estudiar piano en el Conservatorio Nacional de Santiago y en menos de un año abandonó los estudios para unirse a un grupo de músicos autodidactos entre los que se encontraban Bisquertt, Acario Cotapos, Lavin y los hermanos Eduardo y Alberto García Guerrero. Formó parte del grupo de Los Diez, un grupo de artistas de diversas disciplinas que perseguían una estética avanzada y progresista. Compaginó estas actividades musicales con sus estudios de odontología en la Universidad de Chile, donde se graduó en 1910. Además de dedicarse a la composición, Leng sobresalió en el campo de la odontología; fue nombrado decano de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile en 1945 y dos años más tarde ingresó en la American Academy of Odonthology y en la Academy of Dental Medicine.

El estilo de Leng se mantuvo unitario durante toda su carrera, si bien dejó ver cierta renovación. Su lenguaje bebía de las fuentes del Romanticismo tardío alemán y de la música de Scriabin. Esta influencia le hizo interesarse por las formas musicales breves y por la música para piano. Escribió un gran número de lieder de carácter melancólico y amoroso sobre textos en diversos idiomas de autores como Goethe, Heine o su compatriota Gabriela Mistral. Algunos títulos destacados fueron Chant d´automne (1911), Lotusblume (1918), Cima (1922) o Warte nur (1954). Él mismo transcribió varias de sus canciones para voz y orquesta.

Respecto a su obra pianística, la más popular es el ciclo Cinco Doloras, compuesto al principio de su carrera. Se trata de cinco piezas de carácter íntimo que expresan magistralmente el dolor y la melancolía a través de los elementos armónicos que desarrollan. Posteriormente, Leng empleó un lenguaje más libre y tendente a la atonalidad en sus Preludios para piano o en sus dos sonatas para este instrumento. El uso de los acordes de séptima (véase acorde) en todos los grados era frecuente en su producción pianística.

Si bien no se centró en la música orquestal, su célebre poema sinfónico La muerte de Alsino (1920) fue referencia decisiva para los compositores chilenos de la siguiente generación por su carácter descriptivo. Además de la obra anteriormente citada, compuso una Fantasía para piano y orquesta en 1936 y realizó orquestaciones de las Cinco Doloras y de los Preludios para piano.

Su aportación a la vida musical chilena fue memorable: colaboró en la reforma del Conservatorio de Santiago en 1928, fue cofundador de la Asociación Nacional de Conciertos Sinfónicos y participó en el Instituto de Extensión Musical (IEM). En 1957 se le concedió el Premio Nacional de las Artes en Chile.

Autor

  • Mercedes Cebrián Coello